Contar la vida

Desde comienzos de este año, en Francia está en marcha la iniciativa Raconter la vie, promovida por el historiador de las ideas Pierre Rosanvallon. Es un proyecto que mezcla la edición clásica, una colección de libros, con la publicación digital de textos en una página web. Su objetivo es combatir la invisibilidad a la que están abocados amplios sectores de la sociedad ofreciéndoles la oportunidad de explicar y compartir públicamente su experiencia. Dicho brevemente, se trata de poner la narración al servicio de la democracia.

Rosanvallon - Livres

El propio Rosanvallon firma el primer libro de la colección, que lleva por título Le Parlement des invisibles y que constituye a la vez el basamento teórico y el manifiesto del proyecto. Es un texto corto, de apenas setenta páginas, pero elocuente y elegante, en el que el profesor del Collège de France constata la crisis de representación en la que están inmersas nuestras sociedades, desgrana las razones del malestar que eso provoca y describe las virtualidades emancipadoras que a este respecto alberga la narratividad. Prestémosle atención.

Hoy en día existen voces demasiado débiles para hacerse oír en la esfera pública, lo que resulta un problema de hondo calado tanto para la dignidad de las personas como para la vitalidad de la democracia, que, recordémoslo, debería ser la expresión de la ‘voz’ del pueblo, el reconocimiento y la consideración de su palabra. Sin embargo, no es así. Demasiadas voces permanecen en sordina, y su carácter inaudible redobla la dureza de sus condiciones de vida. La invisibilidad, además, alimenta el desencanto político y el populismo, que se presenta como la expresión de la frustración social cuando en realidad la aviva. En esta tesitura, contar la vida parece una necesidad tanto individual como ciudadana.

El origen de la mala representación cabe buscarlo, primero, en las dificultades de legibilidad del mundo moderno. La crisis de representación es también una crisis de comprensión. La aceleración del tiempo y la diseminación de las desigualdades desestabilizan la fijación de los significados y las condiciones, lo cual impone la necesidad de aprehender diacrónicamente las existencias. Pero, en segundo lugar, el déficit de representación se debe también a la deriva de los partidos políticos, que han convertido el ejercicio del poder en un fin en sí mismo y han dado la espalda a la espesura y profundidad del mundo de la vida.

Ante esta situación, es preciso construir una representación narrativa como contrafuerte de la democracia, puesto que la narración ofrece una forma común a los diversos contenidos de las expectativas de reconocimiento social. La narración es una forma capaz de producir un conocimiento emancipador, pues posee una función etopoética que permite a cada cual reapropiarse de su existencia, hilvanar su identidad narrativa y situarla en el mundo. Pero no solo eso, es también una forma democrática que, a través de la isegoría o igualdad de palabra, permite tejer, con los relatos de vida, «los hilos de un mundo común».

Para iluminar las zonas que la representación política deja en la sombra, Pierre Rosanvallon propone, haciendo suya una expresión de Eugène Sue, una «representación poética» capaz de instituir una democracia narrativa. Pretende hacerlo a través de una colección de textos que rehúya la jerarquización en función de géneros o estilos, y que abrace tanto la inmediatez de los testimonios como la conceptualización de los análisis sociológicos, los descubrimientos de la investigación periodística o etnográfica, e incluso la fuerza reveladora de la novela y la poesía.

En este sentido, es un valor no menor de esta iniciativa querer sellar la brecha entre las ciencias humanas y la literatura. En el siglo diecinueve, la literatura trató de hacer sensible el mundo mientras las ciencias humanas buscaban conceptualizarlo, pero la porosidad entre ambas era notable. La separación se hizo más rígida cuando se organizaron las universidades y las editoriales, y los saberes se escindieron, por un lado en disciplinas, y en colecciones por el otro.

Hoy, sin embargo, la heterogeneidad de nuestras sociedades exige trascender el régimen disciplinario. Así es como Raconter la vie desea renovar las categorías de análisis social de las realidades contemporáneas. Además, apuesta por ampliar los modos de construcción de lo común, no solo exponiendo el malestar social, sino también las potencialidades de acción y de creación. Todo ello, en fin, para dotar a nuestras democracias de las teselas con que reconstruir el mosaico de un mundo común sin ocultar el brío de su irreductible diversidad.