Categories
Entradas

La tercera cultura: Edward O. Wilson

Desde cada lado de la fractura entre las dos culturas que identificó C. P. Snow, dos libros recientes convergen en la importancia de sellar la brecha para liberar la creatividad y comprender el cambio histórico. El primero de ellos, Los orígenes de la creatividad humana de Edward O. Wilson, se abre con esta declaración de intenciones: «Las dos grandes ramas del conocimiento, la ciencia y las humanidades, son complementarias en nuestra persecución de la creatividad», que no es otra cosa que la búsqueda de la originalidad.

De acuerdo con el biólogo y entomólogo estadounidense, el nacimiento de las humanidades se produjo hace milenios a la luz de una hoguera, en los primeros campamentos humanos. Un acontecimiento pequeño tuvo entonces grandes consecuencias. Según parece, el paso de una dieta fundamentalmente vegetariana —compuesta de frutos, semillas y hojas blandas— a una más cárnica impulsó a los australopitecinos a hacerse más sociales. Todo lo que acarrea establecer un campamento y mantener vivo el fuego hace que el grupo se mantenga unido durante horas antes de dormir. Es el momento para tejer alianzas, ajustar cuentas y contar historias. A la luz de la fogata, la charla se convierte en narración y esta da paso al canto, el baile y los rituales religiosos. Pero, sobre todo, ahí se elabora el lenguaje, la sustancia del pensamiento: «El lenguaje no es solo una creación de la humanidad, es la humanidad». Por eso es tan importante cultivar hoy el lenguaje como entonces lo era preservar las llamas —y por eso quienes persiguen degradar a la humanidad empiezan por pervertir el lenguaje—.

Solo así podrán las humanidades competir con las religiones y las ideologías y hacer valer aquello que las distingue de ellas: su capacidad de innovar. Pero la fe religiosa y la mistificación ideológica no son la única competencia. Lo son también el profundo descrédito del conocimiento y la doctrina de la rentabilidad de la educación, que privilegia las ciencias aplicadas frente a la ciencia básica y las humanidades. «STEM —las siglas en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas— se ha convertido en el símbolo de poder de Estados Unidos, el equivalente del SPQR de Roma».

Las humanidades deben hacerse valer porque su importancia es capital: «Las humanidades crean valor social». Su lenguaje, impelido por el poder de la emoción y la metáfora, genera motivación e impulsa a la acción; es un motor de la civilización. Así, por ejemplo, hoy salta a la vista que los problemas que ha generado la dominación humana de la naturaleza superan con mucho la capacidad de las comunidades en que se ha organizado la especie, comunidades egoístas que demasiadas veces se han revelado insensibles al bien común de la especie y el planeta. Pues bien, las humanidades tienen el poder de hacer virar esta trayectoria moral, de corregir la tendencia a identificar el mundo con nosotros mismos en lugar de identificarnos nosotros con el mundo. Pero para ello tendrán que hacer suyo y difundir también el valor del saber científico y tecnológico. «Necesitamos unas humanidades y una ciencia unificadas para construir una imagen completa y honesta de lo que somos realmente y de aquello en lo que podemos convertirnos».

Hoy estamos empezando a comprender en qué medida nuestro comportamiento social está condicionado por la herencia genética, por el aprendizaje predispuesto genéticamente y por la invención cultural, así como la retroalimentación entre estos factores. Esta comprensión renovada puede abrirnos las puertas de una «tercera Ilustración», un tiempo en el que «parecería apropiado devolver la filosofía a la posición apreciada que tuvo antaño», por ejemplo hace dos mil quinientos años en el ágora de Atenas, «esta vez como centro de una ciencia humanística y de unas humanidades científicas». La alternativa, no nos engañemos, bien puede ser una nueva edad oscura.

Edward O. Wilson: Los orígenes de la creatividad humana, trad. Joandomènec Ros, Barcelona, Crítica, 2018.

Para citar esta entrada: Vladimir López Alcañiz, «La tercera cultura: Edward O. Wilson», en Concepto|s e historia|s, 4 octubre 2020, https://chs.hypotheses.org/1219.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.